Listado de los procedimientos que podrían no resultar necesarios en obstetricia y la ginecología.

procedimiento ginecologia y obstetricia

Cinco pruebas y procedimientos que deben ser cuestionados por los obstetras y ginecólogos y sus pacientes son descritos en una lista publicada por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG), como parte de la campaña Choosing Wisely (algo así como “elegir sabiamente”).

La campaña liderada por la American Board of Internal Medicine Foundation involucra a 35 grupos de especialidades médicas, y tienen el objetivo de animar a pacientes y a médicos a debatir sobre una atención adecuada al mismo tiempo que se evitan pruebas y tratamientos innecesarios. El ACOG es una de las 17 sociedades médicas que han publicado listas de consejos recientemente.

“Seleccionamos cuidadosamente los cinco procedimientos y pruebas de la obstetricia y la ginecología según su potencial de mejorar la calidad de la atención de salud y evitar los daños potenciales. Como obstetras y ginecólogos, nuestra meta es proporcionar a las mujeres la mejor atención médica basada en la evidencia”, señaló en un comunicado de prensa del ACOG el Dr. Hall Lawrence III, vicepresidente ejecutivo del colegio.

Las recomendaciones del ACOG son:

  • No se debe programar una inducción del parto ni una cesárea no médicamente indicada antes de las 39 semanas de gestación. Se ha mostrado que el parto antes de las 39 semanas se asocia con un mayor riesgo de discapacidades del aprendizaje y un aumento potencial en las enfermedades y la muerte.
  • Las inducciones electivas del parto no médicamente indicadas entre las 39 y las 41 semanas de gestación no deben programarse a menos que se considere que el cuello uterino es favorable.
  • Los frotis de Papanicolaou anuales de rutina no son necesarios en las mujeres de 30 a 65 años. En las mujeres con un riesgo promedio, la exploración anual no ofrece ventajas frente a la exploración cada tres años.
  • No se necesita tratamiento en las mujeres en riesgo promedio que tienen una “displasia leve”, que se asocia con el virus del papiloma humano (VPH), por un periodo de menos de dos años.
  • Para las mujeres en riesgo promedio sin síntomas, no hay necesidad de hacer pruebas del cáncer de ovario. En esas mujeres, los daños potenciales de las pruebas superan a los beneficios potenciales.

Fuente: HealthDay 2013