¿Cómo cuidar tu salud en verano?

Hay trastornos y afecciones que aunque pueden producirse en cualquier época del año son más habituales en verano, aprende a cuidar tu salud en verano

Indice

El verano es una época especial, ya que se suele pasar más tiempo fuera de casa disfrutando del tiempo libre, pero hay lugares donde las temperaturas son tan altas que hay que tener un especial cuidado y saber cómo cuidar tu salud en verano, especialmente en personas que cuentan con alguna patología que puede agravarse con el calor.

Para poder pasar estos meses sin dificultades es necesario tomar algunas precauciones y así disfrutar de las vacaciones en perfectas condiciones. Si se da el caso de sufrir un golpe de calor, se recomienda acudir enseguida a un centro de salud u hospital en la localidad donde veraneas, como por ejemplo a un hospital en Mallorca.

¿Cómo lidiar con las altas temperaturas?

Seguro que cuando hace mucho calor te sientes más cansada, no duermes bien y te cuesta más hacer cualquier actividad, es lógico, ya que el organismo trabaja mejor a menor temperatura. Para evitar que las altas temperaturas mermen tu bienestar es muy importante beber mucha agua y mantenerse hidratada durante todo el día. Ten siempre a mano una botella de agua tanto si estás en casa como si vas a salir a la calle. Utiliza prendas de ropa ligeras y frescas, que no te aprieten y realizada con tejidos naturales que permitan la transpiración de la piel, así la temperatura corporal se puede regular. Si vas a realizar deporte, evita las horas centrales del día y si vas a hacer ejercicio al aire libre, busca zonas con abundante sombra. 

Síntomas del golpe de calor

Los golpes de calor se producen cuando la temperatura corporal supera los 40 grados, entonces el organismo empieza a fallar causando alteraciones en el sistema nervioso central. No hay que confundirlo con una insolación, ya que se puede sufrir un golpe de calor sin estar a pleno sol.

Alguno de los síntomas que produce un golpe de calor son vómitos, somnolencia, debilidad muscular, ausencia de sudoración, enrojecimiento, mareo, pulso débil y aumento de la temperatura de la piel. En estos casos es necesario mantenerse en la sombra, en un lugar fresco y bien aireado y llamar a los servicios de urgencias. Tomar agua y ponerse un paño húmedo en la cabeza también facilita que disminuya la temperatura corporal.

Problemas de salud típicos del verano

Hay trastornos y afecciones que aunque pueden producirse en cualquier época del año son más habituales en verano, por eso es importante saber cómo pueden prevenirse y tratarse.

Cortes de digestión

Ocurren cuando hay un cambio brusco de temperatura corporal al entrar en contacto con el agua. Para que no ocurra, lo mejor es entrar en el agua progresivamente, de esta forma el organismo se va adaptando poco a poco. También hay que evitar las comidas copiosas y el ejercicio físico intenso antes de darse un baño. 

Otitis

Los baños, tanto en piscinas como en el mar, suelen favorecer la aparición de la otitis. Para no sufrirla, es recomendable no sumergirse en el agua muy a menudo y secarse bien los oídos después. No utilices bastoncillos, ya que podrían dañar el tímpano, es preferible usar alguna toallita.

 ¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la otitis externa incluyen:

  • Inflamación del oído
  • Enrojecimiento
  • Calor
  • Dolor o malestar en el oído
  • Secreción de pus
  • Comezón
  • Drenaje excesivo de líquidos
  • Audición amortiguada o disminuida

Un dolor intenso en la cara, la cabeza o el cuello puede indicar que la infección ha avanzado considerablemente. Los síntomas acompañados de fiebre o ganglios linfáticos inflamados también pueden indicar el avance de la infección. Si tiene dolor de oído con cualquiera de estos síntomas, consulte a su médico de inmediato.

Quemaduras solares

De forma ideal, cuando se encuentre al aire libre, debería llevar una camiseta de manga larga, pantalones largos, un sombrero de ala ancha y gafas de sol.

Si hace demasiado calor para taparse completamente, asegúrese de aplicar por toda la piel que quede expuesta un protector solar de amplio espectro resistente al agua con un factor de protección solar (FPS) de 30 o superior. No tomes el sol en las horas centrales del día, de 12 a 16 horas.

Protéjase del sol

Un protector solar de amplio espectro protege la piel contra los rayos ultravioleta A y B. Vuelva a aplicarse el protector solar cada dos horas, incluso en los días nublados, y después de nadar o sudar. Manténgase en la sombra entre las 10 a.m. y las 2 p.m., cuando los rayos solares son más fuertes.

En caso de que sufra una quemadura solar, tomar baños o ducharse con agua fría puede aliviar el dolor. Después de salir de la bañera o de la ducha, séquese con suavidad, pero deje algo de agua sobre su piel. Luego, aplique un hidratante para ayudar a que su piel se mantenga húmeda. Use un hidratante que contenga aloe vera o soya.

Lo que debe hacer si tiene quemaduras del sol

Si usted tiene una quemadura solar particularmente molesta, quizá quiera usar una crema de hidrocortisona de venta libre. Nunca use productos como la benzocaína, porque pueden irritar más la piel o causar una reacción alérgica. La aspirina o el ibuprofeno pueden ayudarle a reducir la hinchazón, el enrojecimiento y la molestia producida por una quemadura solar. Recuerda siempre consultar tu médico ante cualquier quemadura.

También es una buena idea beber bastante agua. Si le salen ampollas, no las rompa. Ayudan a curar la piel y a prevenir la infección, además, asegúrese de mantenerse alejado del sol mientras su piel se esté curando.

Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Últimos artículos
Categorías
Recibe nuestras novedades
Suscribete a nuestro Newsletter

Recibirás artículos para la mujer todas las semanas GRATIS

Lo Último
Últimos artículos

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.